28/9/2011

Partirle la nariz a alguien puede salir muy caro.

La semana pasada el diario El País publicaba un artículo cuyo título me llamó la atención: Tres años por un puñetazo. Sí, los tres años se refieren a años de pena de prisión y el puñetazo es lo que le propinó el protagonista a su víctima.
A medida que he ido leyendo la noticia me he dado cuenta de los diversos temas de los que habla y cómo los mezcla todos juntos en un mismo artículo y he pensado que para poder hacerla más entendedora podríamos desglosarla punto por punto y explicar todo lo que dan por supuesto.

21/9/2011

-Houston, tenemos un problema. Hay que abortar. -Cariño, ¡prometiste hacer marcha atrás!

El Doctor Carlos Morín se ha metido en un buen lío. Se ha dedicado a realizar abortos ilegales y ahora quieren condenarlo a 309 años de cárcel. Pero ya sabéis que esos 309 años no son reales, sino que hay que aplicar los pasos de baile del concurso.
....
A lo que íbamos, que me voy por los cerros de Úbeda. Hoy quiero hablar de la vida, de lo maravillosa y magnífica que es. De lo apasionante, divertida, moralizadora, educativa que es y puede llegar a ser. Y de lo sujeta que está a los poderes públicos y al Estado. Sí, engrillada, atada, ligada, encordonada, amarrada, sujeta... ¡Vaya! Y, ¿por qué digo esto? Porque hace unos añitos nosotros, nuestro pueblo, decidió firmar el contrato social del señor Rousseau.

14/9/2011

La prisión como única pena para el delincuente. ¿Seguro?

El otro día me sorprendió leer una noticia sobre un juez que había condenado a una niña de 16 años a leerse el libro de El Diario de Ana Frank por haber pintado grafitis de esvásticas y símbolos nazis. Luego me di cuenta que la condena procedía de Alemania. Ya me parecía raro que no metieran a la niña en un reformatorio o prisión... Y es que en este país tenemos esa bonita costumbre. Encerrarlos a todos. Al final van a haber más dentro que fuera. Y alguien va a tener que mantenerlos con sus impuestos... Así que yo casi prefiero estar dentro. Pero vamos a dejarnos de frivolidades.

9/9/2011

CSI: Crime Scene Information: La información en una escena del crimen. (Parte I)

Soy morbosa, no lo voy a negar. Y puede que el morbo fuera uno de los motivos por los cuales me hice criminóloga, no lo sé. Desde luego que, cuando empecé mi primer año de carrera, esperaba que me hablaran de asesinos y gente enferma que veían muerte y destrucción por todas partes. Pero no, no fue así. Es más! Me empezaron a hablar de la escena del crimen en tercero de carrera y luego otra vez en cuarto, y en quinto remataron. Pero como este es mi blog y puedo seguir el orden que a mi me de la gana, pues no voy a esperar un año para hablar de ella. Y lo voy a hacer YA.

6/9/2011

-¡¡Me han robado!! -No, señora, la han hurtado.

Porque nos encanta magnificar todo aquello que nos sucede, para todos vosotros, esta entrada de hoy.
Quién no ha oído alguna vez decir que le han robado cuando iban paseando por las ramblas, se distrajeron mirando al Ronaldinho haciendo malabares y les birlaron la cartera, donde llevaban.... ¡¡¡uuuhhhh!!! La friolera de... un billete de 5 euros, una moneda de un euro y algo de "calderilla". Que sí, que lo que más jode es la documentación (volver a renovar el DNI, pedir otra vez el carnet de coche, cancelar la visa y pedir otra...) pero señores, lo siento, en estos casos no podemos hablar ni de delito.
Primero que todo hay que empezar diferenciando hurto y delito. Y, como no, los ilustraremos con bonitos ejemplos para que la definición de cada uno quede más clara.

2/9/2011

¡¡La prisión asegura la reencarnación!!

Todos hemos oído alguna vez en televisión que a "Fulanito de Tal le han condenado a 150 años de prisión" por delitos varios. Así no debería extrañarnos que el tío que vaya a la cárcel llegue a pensar que si está en chirona pueda reencarnarse para cumplir sus años de condena.
Pero, ¿qué hay que entender cuando recibimos este tipo de noticias? Desde luego, nadie vivirá tantos años para cumplirlos (al menos de momento).