5/10/2011

¿Asesinato? ¿Homicidio? ¿Accidente? Escoja una.

Este fin de semana ha sido movidito. Sobretodo en Sant Cugat (Barcelona). Y es que, la madrugada del sábado, a eso de las 5, hubo una pelea "en el exterior de un establecimiento de ocio" que acabó en atropello a una pareja y fuga del vehículo conducido presuntamente por los dos detenidos, Rene y Kelvin. Pero estos dos chicos han tenido la mala pata que una de sus víctimas, la chica, murió en el hospital pocas horas después. Lo que empezó como una pelea (en caso de denunciarlo podríamos hablar de un delito o falta de lesiones) acabó con una muerte. ¿Asesinato? ¿Homicidio? ¿Accidente?

Antes de decantarnos por uno o por otro, deberíamos saber cuál es la diferencia entre los dos primeros. Según el artículo 138 del Código Penal "El que matare a otro será castigado, como reo de homicidio, con la pena de prisión de 10 a 15 años". Vale, esto es homicidio, pero en el asesinato también se castiga al que mata a otro. Entonces, ¿en qué se diferencian? Pues básicamente en que en el asesinato (artículo 139 CP) se dan alguna de las siguientes circunstancias:
  1. Con alevosía: es decir, preparar bien la muerte de nuestra víctima para salir lo menos perjudicados de ella y que se lleve a cabo con la máxima eficacia. Si quisiéramos hablar de asesinato en la noticia por la circunstancia primera podríamos imaginar el siguiente supuesto: Kelvin y Rene estaban disfrutando de la noche en la discoteca con unos colegas y ven que sube al podio Vane, la ex novia de Kelvin que tanto daño le hizo, pero no va sola, va con Carlos, su nuevo novio. Kelvin los ve y empieza a discutirse con Vane. Carlos se enzarza con Kelvin porque "¡con mi churri no se mete nadie!" pero Rene entra a "separarlos". Quien dice separarlos dice a defender a su amigo Kelvin. Los "seguratas" de la disco los echan a la calle, donde continúan peleándose. Finalmente Kelvin se enfada, se va a su coche y Vane y Carlos lo persiguen. Kelvin sube al coche, arranca el motor, quita el freno de mano, aprieta el embrague, pone primera y presiona a fondo el acelerador, sabiendo que Carlos y Vane se acercaban a él y viendo que éstos estaban a dos metros delante del coche, se los lleva por delante. Resulta que Kelvin ya sabía que Vane iba a venir a esa discoteca esa misma noche y con su nuevo novio, lo había leído en su muro de FaceBook y ya tenía pensado liarla en la disco para que la parejita se picara y llevarlos hasta su coche hasta atropellarlos.
  2. Por precio, recompensa o promesa: Esta es fácil de entender. Un ejemplo de ello sería que Kelvin pagara a su amigo Rene para que atropellara a la pareja con el coche. O le prometiera un quilo de coca o su discografia de Reggettón.
  3. Con ensañamiento, aumentando deliberada e inhumanamente el dolor del ofendido: Esto es que, para comprobar si realmente los habían atropellado, hicieran marcha atrás y luego volvieran a pasar otra vez por encima. Pero puede pasar que, al atropellar la primera vez a la pareja, mueran al instante y la segunda y tercera vez que pases por encima no hagan más que aplastar el cuerpo. Entonces no hay asesinato con ensañamiento, puesto que no se ha aumentando deliberada e inhumanamente el dolor de la víctima, ya que  ha muerto a la primera. 
Tanto el asesinato como el homicidio se caracterizan por "algo" que el accidente no tiene, y eso es el DOLO. Es decir, realizar una acción con voluntad de hacer daño y con conocimiento de ello. Pero aún así, según el grado de dolo, podremos aumentar la pena o disminuirla. Porque no es lo mismo querer matar y matar que querer hacer daño y acabar matando. Así distinguiremos tres tipos de dolos:

  1. El primero y el más fácil de todos es el dolo directo de primer grado. El tipo busca matar y acaba matando. Es lo que yo llamo, 100% dolo. A Kelvin le ha pillado una rabia de narices al ver a "la Vane" con otro tío y en una explosión incontrolada de celos decide coger el coche y matarlos atropellándolos.
  2. El siguiente es el dolo directo de segundo grado en el que, la persona sabe que con su conducta puede hacer mucho daño a otra, pero no quiere acabar matándola. Es un dolo de 90% porque sabes que si atropellas a "la Vane" puedes acabar matándola aunque tú no quieras matarla y solo quieras hacerle un poco de daño como ella te ha hecho a ti.
  3. Y por último, el dolo eventual. Este es algo más difícil de entender porque, el sujeto realmente no quiere matar a nadie pero con su actuación puede tener la mala pata de acabar haciéndolo. Si suponemos que Kelvin y Rene se suben al coche y arrancan a toda pastilla porque quieren huir de Vane y Carlos que en ese momento se encuentran detrás del coche. Kelvin no soporta verla con otro hombre y aprieta el acelerador con la mala suerte de que en vez de primera, tenía puesta marcha atrás y los atropella. Este tipo de dolo es muy similar a la imprudencia consciente donde el sujeto tiene cierto conocimiento sobre el peligro de su conducta. Son tan similares que en casos de este tipo el abogado defensor y la acusación pueden pasarse todo un día debatiendo sobre si es imprudencia o existe dolo y por tanto la pena es más alta. 

Si no hay dolo y por tanto no es ni homicidio ni asesinato, ¿entonces qué? Pues habrá cometido el hecho imprudentemente. Pero habrá que saber si fue imprudencia consciente o inconsciente. Y si es inconsciente, saber si es grave (que será constitutiva de delito) o leve (y por tanto hablaremos de una falta).

Se considera que hay imprudencia inconsciente grave cuando se han infringido las normas más básicas de cuidado. Es decir, si Vane y Carlos están detrás del coche y Kelvin y Rene van a arrancarlo, si está en una pendiente cuesta arriba y quitan el freno de mano antes de arrancarlo sin poner el pie en el freno, están incumpliendo normas básicas de cuidado y es evidente que la imprudencia ha sido grave. 

Pero si Rene fue el que aparcó el coche y lo dejó con la marcha atrás puesta y Kelvin al encender el motor, con el pie apretando el embrague para que el coche arranque antes, no se da cuenta y se le "escapa" el coche hacia atrás y acaba atropellando a Vane y Carlos, entonces podremos hablar de una imprudencia leve, ya que en una situación así (y ya no digamos si estás en un momento de tensión) haces las cosas tal y como estás habituado a hacerlas, sin pensar. Y aunque parezca una tontería, esto último, pero sin atropellar a nadie, me pasó a mí en el garaje de mi casa. Vamos, que le puede pasar a cualquiera.

Como veis, la noticia de La Vanguardia me ha servido como excusa para explicar las diferencias entre homicidio y asesinato y accidente. Porque si hay algo que me dé más rabia que el que llama robo al hurto, es el que llama asesino a aquél que ha matado a alguien sin que se den las tres circunstancias que requiere el asesinato y más aún si se le llama al que ha matado sin querer matar, por accidente. Y ahora, a ver qué dicen Kelvin y Rene en el interrogatorio. ¿Acabarán juzgándolos por un delito de asesinato? ¿o por un simple accidente?

1 comentario:

  1. Huevocidio. Así, sin enterarme bien, igual que hará el 95% de gente que lea la noticia.

    ResponderEliminar

Deja aquí tu huella.