21 de sept. de 2011

-Houston, tenemos un problema. Hay que abortar. -Cariño, ¡prometiste hacer marcha atrás!

El Doctor Carlos Morín se ha metido en un buen lío. Se ha dedicado a realizar abortos ilegales y ahora quieren condenarlo a 309 años de cárcel. Pero ya sabéis que esos 309 años no son reales, sino que hay que aplicar los pasos de baile del concurso.
....
A lo que íbamos, que me voy por los cerros de Úbeda. Hoy quiero hablar de la vida, de lo maravillosa y magnífica que es. De lo apasionante, divertida, moralizadora, educativa que es y puede llegar a ser. Y de lo sujeta que está a los poderes públicos y al Estado. Sí, engrillada, atada, ligada, encordonada, amarrada, sujeta... ¡Vaya! Y, ¿por qué digo esto? Porque hace unos añitos nosotros, nuestro pueblo, decidió firmar el contrato social del señor Rousseau.
¡Anda! Y, ¿en qué consiste eso? Pues muy fácil. El Contrato Social no es más que un consenso al que llegamos todos. Consiste en que el Estado dicta unas leyes que protegen nuestros derechos y nos obligan a cumplir nuestros deberes. Antes del contrato, la gente no esperaba que nadie le solucionara los problemas. Si dos labradores se discutían porque uno pisaba los terrenos de otro pues se daban de hostias hasta que alguno acababa cortando la cabeza al otro con la hoz. Así cada uno se preocupaba de su pellejo. Pero con el contrato social esto se acabó. Decidimos poner nuestra vida en manos del Estado y cada vez que teníamos que solucionar un problema, en vez de hablarlo directamente con quien fuera que lo tuviéramos, pues nos dirigíamos al Poder Judicial y le pedíamos que lo resolviera. El Estado nos prometía una resolución justa y unas garantías equitativas sin distinción de clases sociales a cambio del sometimiento al bien común (cumpliendo las leyes que el Poder Legilativo dictara). Si alguien no respetaba nuestro derecho a la vida y nos quería matar, el Poder Ejecutivo se ocupaba de protegerla y tomar medidas contra aquél que quería arrebatarnos ese derecho. Nuestra vida dejaba de estar en nuestras manos y pasaba a estar en manos del Estado para protegerla porque era quien dictaba las leyes.

Explico todo este rollo porque, como bien sabéis, la vida es uno de los derechos que nuestro Estado protege y, como tal, está regulado. Así que si alguien intenta arrebatarnos el derecho a la vida, va a sufrir graves consecuencias. Entonces, ¿realizar un aborto se considera arrebatar una vida? ¿Dónde empieza la vida de una persona? ¿Empieza con la fecundación? ¿Empieza durante la gestación? ¿Empieza cuando el bebé sale del útero materno? Nuestros legisladores entienden que un feto de 20 a 21 semanas es una persona humana. Si un feto muere pasadas las 20-21 semanas de gestación como consecuencia de una imprudencia médica se considerará homicidio imprudente. Si el médico ha realizado el aborto conscientemente y con consentimiento de la embarazada (como es el caso del Doctor Morín) o sin él, hablaremos de un delito de aborto sin más (art.  144 y 145 CP).
Y ¿qué hacía nuestro Doctor? Pues "abortos a embarazadas que superaban las 22 semanas de gestación". Pero procuraba ampararse en nuestro código penal y justificar su conducta. ¿Cómo? Pues con los supuestos que cita el Código Penal como permisivos para abortar.
Antes que nada y súper importante: el aborto debe ser practicado en un centro o establecimiento sanitario que esté debidamente acreditado. Vamos, que si la consulta del Doctor está en un garaje o subterráneo dudad de que sea legal. Luego, y no por ello menos importante, el aborto debe realizarse con el consentimiento expreso de la embarazada. Todo esto teniendo en cuenta también el límite de semanas de gestación del feto, ya sabéis, prohibido abortar pasadas 21 semanas.
Para poder llevar a cabo el aborto dentro del límite de tiempo establecido deben darse también al menos uno de los siguientes motivos: 
  • Si la vida o salud de la embarazada corre un grave peligro, se le permitirá a la embarazada abortar;
  • o si el feto tiene altas probabilidades de nacer con graves defectos físicos o psíquicos.
  • Si el embarazo ha sido producto de una violación la embarazada también tiene la opción de abortar. Lo cual es lógico (o mejor dicho ético) ya que la mujer recordaría ese traumático suceso cada vez que viera a su hijo/a. En estos casos se necesitará la denuncia de violación y así poder justificarlo.
  • Si la embarazada no puede justificar el aborto bajo ninguno de estos motivos puede alegar "estado de necesidad", es decir, por motivos socio-económicos (precaria situación económica).

Y ¿cuáles eran los motivos a los que se acogía el Doctor Morín para justificar estos abortos? Pues el primero y el segundo, o sea, que la vida y/o salud física de la embarazada corría peligro y que el feto podía nacer con graves taras físicas y/o psíquicas. El problema es que, ni las pacientes fueron visitadas por un psiquiatra para justificar el primer motivo, ni se les realizaron pruebas médicas que justificaran el segundo.

Yo no entiendo mucho de medicina, la verdad sea dicha, y entiendo que Carlos Morín ha infringido el Código Penal pero se me plantean dudas respecto al límite de semanas para realizar un aborto. Entiendo que las 21 semanas de tope tienen su justificación pero desconozco cuál es ésta. ¿Es que pasado este tiempo las probabilidades de que la embarazada sufra daños físicos son mayores? Entiendo que, el aborto en una gestación de más de 22 semanas puede llevarse a cabo igual (luego que tenga consecuencias legales es otra cosa). Y si el feto va a "morir" antes o después, quien no queremos que resulte perjudicada es la madre.
Soy consciente de la polémica que acarrea el tema del aborto en nuestro país y cada uno tiene su propia opinión sobre el inicio de la vida. Para mi se inicia en el momento en que el bebé sale del útero materno y empieza a respirar.
Uno de los argumentos que más he oído en contra del aborto es que se penaliza para que las chicas que practican sexo sin preservativo o sin mucho control (que son unas frescas!) sean conscientes de sus actos y no llenen los hospitales, ni despilfarren el dinero destinado a la sanidad pública por descuidos personales. Desde luego, este argumento solo puede salir de la boca de un inconsciente (sobretodo del género masculino, ya que ellos no podrán saber nunca lo que es abortar). Ninguna mujer siente placer cuando aborta. Ni después, ni durante. La mujer que decide abortar tiene motivos de peso para hacerlo y antes de decidir hacerlo lo ha consultado durante muchas noches (demasiadas!) con la almohada. Sopesando pros y contras de tener un bebé según su situación personal del momento y, decida lo que decida, le queda el remordimiento de si habrá tomado la decisión correcta.
Además de las consecuencias personales que acarrea la decisión de abortar, también están las sociales. Como no me quiero extender mucho, os recomiendo el libro Freakonomics de Steven D. Levitt y Stephen J. Dubner. En él dedican todo un capítulo a la relación aborto vs. criminales, y es que (y lo voy a sintetizar al máximo) si se prohíbe el aborto, el número de embarazos no deseados aumentará y cuando estos embarazos no deseados se conviertan en jóvenes de entre 18 y 25 años, el índice de criminalidad también aumentará. ¿Porqué? Entre otras cosas, porque las madres que decidieron serlo y podían tener (y mantener) a sus bebés, dieron a éstos una educación socializada. Las madres que se vieron forzadas a tener a sus hijos, no pudieron atenderlos debidamente y además empobrecieron también su calidad de vida.
Resumiendo, ser madre es una decisión que debe tomar la mujer. No quiero que se me tache como feminista pero, si no podemos decidir nosotras sobre nuestros propios hijos, ¿en qué lugar nos dejaría eso socialmente? Toda nuestra lucha por la igualdad de la mujer se iría poco a poco al carajo si tan siquiera nos dejan decidir sobre nuestra vida y sobre cuándo debemos engendrar una de nueva.

11 comentarios:

  1. Pues la verdad es que poco tengo que comentar, ya lo has dejado clarito y además es lo que pienso.
    Aun así voy a hacer demagogia, que eso mola!. Normalmente quienes se empeñan en prohibir libertades se llaman fascistas o simplemente frustrados de sus propias vidas, que por no haberlas sabido vivir, se empeñan en que los demás tampoco, y dicho esto yo me pregunto... ¿Por qué no se empeñan también en defender la vida a capa y espada una vez ya has nacido?, es decir, por qué no gastan los mismos esfuerzos en encontrar educación y bienestar al hijo de la pobre madre violada o que no puede hacer frente a los gastos de su hijo, por qué no se empeñan en facilitarnos la vida a los que ya estamos vivitos y coleando y que nos matamos a trabajar para pagar unos impuestos que después van a parar a una iglesia reaccionaria entre otras cosas, recordadles que antes también fuimos fetos. Que puta manía de defender la vida sin ofrecer un mínimo de garantías para el futuro de las personas vivas. #hedicho
    @Llantias

    ResponderEliminar
  2. El Llantias este mola que te cagas y tiene razón, porque obligar a una madre a tener al hijo para que luego no pueda pagarle los libros y la insulten y disciminen los fachosos por ser madre soltera??

    Vosotras parís, vosotras decidís!!

    ResponderEliminar
  3. Coño! Una cosa es decidir si quieres tener un hijo, otra es decidir si quieres matarlo. ¿Qué cambia al pasar por la vagina? ¿Es una meta volante, como en el ciclismo? Yo no acabo de ver lo del aborto. Entiendo que hay situaciones de peligro, salud, etc. Pero me parece que se está abriendo una tendencia mala mala.
    Paso de comerme más el coco, ya me estás quitando ratos de comida.

    ResponderEliminar
  4. En respuesta a @blackgatonegro: Bueno, es una opinión personal pero, primero habría que preguntarse qué es la vida y porqué le tenemos tanto aprecio. Para mi la vida existe fuera del útero materno porque es entonces cuando tienes plena libertad de acción y movimiento, porque decides lo que haces y lo que quieres hacer aunque no entiendas muy bien cómo funciona el mundo. Por eso creo que dentro solo somos un feto, no una persona. Pero insisto en que es una opinión personal. Ah, y para mi sigue teniendo más importancia la vida de la madre que la del feto. La madre debe estar preparada para tener un hijo, de nada sirve traer a la vida a un niño que no podrá vivir. Un niño infeliz, que cuando crezca sus problemas crecerán con él. Es por eso que defiendo el aborto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha llamado mucho la atención el tema y con este comentario me viene a la mente lo siguiente: Cuando yo descubro que tengo parasitos en mi cuerpo tengo la claridad suficiente para distinguir que el parasito no es una parte o extensión mia, a pesar de que este se alimenta de mi. Con esto trato de decir que si bien la vida de alguien tiene origen en el vientre materno, esta nueva vida no es propiedad de la madre. La libertad nadie se la ha quitado, nosotras no somos estupidas y es nuestra obligación usar metodos anticonceptivos que nos permitan tener sexo sin embarazarnos cuando el hijo no es deseado, si hay problemas economicos y se tiene hijos la salud pública realiza operaciones con este fin. ¿No se esta pidiendo que se permita que la mujer sea una irresponsable?

      Eliminar
  5. Quien no quiere hijos, que emplee métodos anticonceptivos. En lo personal considero que el aborto debería tener una eximente de responsabilidad sólo para la mujer que lo practica en los casos de violación, porque no puede darse carta aval a una sexualidad irresponsablemente ejercida.

    ResponderEliminar
  6. Es un problema mundial que afecta hoy día a nuestra sociedad y va en aumento hay muchos factores y motivos que no se justifica para su acto por mas razones que exista

    ResponderEliminar
  7. Es una cuestión muy complicada de analizar especialmente cuando uno es joven y se topa con estas experiencias y desean practicar sin orientación y sin diálogos de los padres, debemos acompañar y aconsejar a los hijos/as para prevenir

    ResponderEliminar
  8. Es un grave problema que se presenta en la sociedad hoy día por que no es solo cuestión de un embarazo sino que esta puede derivar en un aborto y trae consecuencias futuras

    ResponderEliminar
  9. El aborto es legal en muchos países y existe una alta tasa de embarazos no deseados y abortos en Latinoamérica además de la reciente legalización en Uruguay es un efecto que avanzara y aumentara

    ResponderEliminar

Deja aquí tu huella.